Terapia Floral. Dr Bach

El Dr. Bach (1886-1936) creó, con sus 38 remedios florales, el método de curación vibracional por excelencia, capaz de ayudarnos tanto a nivel físico como a resolver nuestros conflictos emocionales y espirituales, para lograr un auténtico equilibrio y bienestar.

El Dr. Bach se dedicó con ahínco a la investigación, sin noción del tiempo. La luz que brillaba a través de las ventanas de su laboratorio, fue llamada " la luz que nunca se apaga".

Tras su paso por la Universidad, dedico muchos años a la investigación. Desde sus primeras experiencias con enfermos, se dio cuenta de que era más importante la observación del paciente que el estudio teórico de las enfermedades.

Vio que el mismo tratamiento actuaba de diferente manera en uno u otro paciente. También pudo comprobar que pacientes con el mismo temperamento o personalidad respondían de la misma manera ante el mismo tratamiento, mientras que personas de diferente temperamento reaccionaban de diferente manera aunque padecieran la misma enfermedad. Así llegó al conocimiento de que los sentimientos, emociones... del paciente eran mucho más importantes que el nombre científico de la enfermedad que padecían. Cada vez era más evidente su insatisfacción con los métodos de la medicina ortodoxa. Frecuentemente, los tratamientos eran más dolorosos y agresivos que los síntomas de la enfermedad.

Me costará cinco años olvidar todo lo que me han enseñado.

Dr Bach

La vida le llevo a cubrir una vacante en el London Homeopatic Hospital, y allí tomo contacto con la Homeopatía de Hahnemann. Así, el principio: "tratar al paciente, no a la enfermedad" se convirtió en la máxima de su vida.

Su deseo de obtener sus remedios a través de sustancias más puras, le llevo a pensar en las plantas de la Naturaleza.

Una creciente espiritualidad y su marcada sensibilidad, le llevaron a tomar la decisión de abandonar todo lo conocido (laboratorio, consulta, trabajo…) y trasladarse a Gales, a buscar en su amada naturaleza sus nuevos remedios.

Bach, supo que sus remedios debían ser preparados mediante una potenciación distinta a la de la homeopatía, pues en esta última, la sustancia primitiva es nociva para el hombre y mediante la potenciación se vuelve curativa.

Partió de sustancias ya de por sí puras e inofensivas. En el verano de 1930 encontró ese método de potenciación.

Lo que vino después ya es historia.

En 1931, dio una conferencia en Southport, ante médicos homeópatas y empezó diciendo:

Si nuestros aspectos mental y espiritual se encuentran en armonía, la enfermedad no existe.

Dr. Bach

Diferenció entre los remedios que resisten el mal (medicinas que mitigan y apagan los síntomas de una enfermedad) y aquellos que buscan el bien (los que buscan la curación o desaparición de las causas primeras que producen la enfermedad). De este modo, no es la enfermedad lo que hay que combatir, sino la causa que las produzca. Se debe buscar esa causa y eliminarla. Una vez eliminada, los síntomas o enfermedad (efectos) acaban desapareciendo por ausencia del causante.

El odio solo puede ser destruido por un odio mayor, pero solo puede ser curado por el amor.

Dr. Bach

Palabras del Dr. Bach

"Las enfermedades orgánicas, tales como nosotros las conocemos, son un resultado y un producto final, son la última etapa de algo mucho más profundo. La enfermedad se origina por encima del nivel físico, más cerca del plano mental, y es enteramente el resultado de un conflicto entre nuestro Yo espiritual y nuestro Yo mortal. En la medida en que éstos se encuentren en armonía, gozamos de perfecta salud, pero tan pronto como entran en discordia, surge lo que conocemos por ENFERMEDAD.

La enfermedad es pura y correctiva; no es vengativa ni cruel, sino el medio adoptado por nuestras propias almas para enseñarnos nuestras fallas; para evitar que cometamos más errores, para encauzarnos de vuelta por el sendero de la verdad y de la luz del que nunca deberíamos habernos apartado”.