REIKI
La Energía del Universo.

Es una palabra de origen japonés. Rei (Universo) Ki (energía vital).

Reiki es un sistema de sanación y armonización bioenergética en la que se canaliza y transmite, a través de la imposición de manos, la Energía Vital del Universo.

Más antigua aún que la necesidad de sanarnos, es la capacidad innata que poseemos para poder hacerlo.

¿Cuántas veces, ante un golpe, un dolor o una emoción han sido las manos, propias o ajenas, las que acuden en ayuda? es un gesto espontáneo, innato de socorro y consuelo, de intención sanadora.

Reiki, a través de la armonización con la energía universal, permite la restauración de la salud en cualquiera de nuestros aspectos: físico, emocional, mental y espiritual.

Aunque sus orígenes se pierden en los monasterios tibetanos, donde el secreto lo mantuvo alejado del conocimiento de occidente, existen numerosos textos y testimonios que nos hablan de personajes como Buda y Jesucristo y otros muchos que, a lo largo de la historia, han utilizado sus manos como instrumentos de sanación.

Muchos siglos después, a finales del siglo XIX, Mikao Usui, un sacerdote japonés, lo redescubre para su propagación y práctica hasta nuestros días.

Aplicaciones del reiki

Reiki tiene multitud de aplicaciones. Más allá de la sesión en camilla a un paciente, se puede aplicar en diversas situaciones pasadas, presentes y futuras. Reiki trasciende incluso la distancia. Se puede tratar con Reiki a alguien/algo que se encuentre a muchos kilómetros de distancia. Viviendas, objetos, etc. Y por supuesto a cualquier ser vivo: animal o planta.

BENEFICIOS

Algunos de los beneficios que proporciona Reiki

  • Proporciona profundos estados de relajación.
  • Estimula el Sistema Inmune y/ o lo normaliza.
  • Efectivo y modulador en depresión, ansiedad y estrés.
  • Potencia los procesos de sanación y recuperación.
  • Muy adecuado en el tratamiento de enfermedades graves que cursan con dolor y otras molestias.
  • Equilibra los hemisferios cerebrales derecho e izquierdo.
  • Armoniza todos los chakras y el campo energético.
  • Depura y aumentan el flujo de la fuerza vital KI en el organismo animal o humano.
  • Elimina bloqueos energéticos que pueden estar detrás de cualquier enfermedad.
  • Reiki puede usarse como único tratamiento o en conjunción con tratamientos médicos o terapias naturales, puesto que no interfiere con la medicación ni otros procedimientos.
  • Ayuda a eliminar adicciones.
  • Dificultades para la concepción. En estos casos, el Reiki desbloquea, restablece y equilibra las oportunidades para la concepción favoreciendo el buen funcionamiento endocrino y reproductivo.
  • Recibir Reiki durante el embarazo es una garantía de equilibrio emocional y físico tanto para la madre como para el niño. Reiki no tiene efectos secundarios, no puede dañar. En las primeras etapas del embarazo alivia el estrés, las náuseas, el miedo, los cambios corporales, dolores lumbares, dolores de cabeza, ansiedad y todo tipo de síntomas desagradables que pueden aparecer en este período. La profunda relajación y paz que se experimenta durante y después de una sesión de Reiki es, sin duda, de gran beneficio en los embarazos.
  • Reiki en el posparto. En esa etapa la madre atraviesa múltiples cambios hormonales que alteran su estado emocional. Además, se abre un importante período de reajuste en la relación madre/hijo. Reiki reduce la carga emocional que supone toda esta adaptación, reduciendo el estrés y la ansiedad.

 

En este momento, son numerosos los hospitales, centros de salud y asociaciones en todo el mundo, donde se práctica y trata con Reiki, por ser una Terapia Natural Complementaria reconocida y recomendada por la OMS

Cómo funciona el Reiki

Nuestro cuerpo físico o material está nutrido por esta Fuerza Vital que circula a través de unos vórtices llamados Chakras, y fluye incesantemente a través de unos canales energéticos llamados meridianos y nadis. La función principal de estos vórtices (chackras) es suministrar vitalidad al cuerpo físico canalizando la Energía Reiki hacia los órganos y sistemas. También a la psique: las emociones y pensamientos. Y por descontado en el espíritu.

Con Reiki se trabaja directamente sobre el campo energético del receptor, actuando directamente sobre los bloqueos que obstaculizan la libre circulación de la energía en su ser; restaura y armoniza sus sistemas, orientándolo hacia la salud.

La curación Reiki se dirige a la persona de forma integral. Un ejemplo: Al tratar de curar un dolor de cabeza, Reiki tal vez sanará otros órganos y niveles. Si la causa del dolor fuese emocional, por ejemplo por estrés, Reiki también actuará en ese plano. Si la persona que recibe el tratamiento padece además otro tipo de mal-estar, por ejemplo, alguna alergia, Reiki actúa sobre esta con independencia de que se le haya mencionado tal circunstancia al terapeuta o no.

Especificaciones del Reiki

  • Reiki es una energía inteligente, amorosa y sanadora. No interviene la voluntad o intención del terapeuta. Este, es un mero canal que actúa como conductor. No actúa ni interfiere sobre el libre albedrio del paciente.
  • La única regla del reiki, es que la persona receptora debe de dar permiso para que la sanadora proceda a la curación. Reiki es un método positivo sin excepción, y no perjudica a ningún ser vivo. Es válido para usarlo con cualquiera por muy joven, viejo o frágil que sea.
  • Reiki se aplica con la persona completamente vestida, sentada o acostada.
  • Reiki no es una religión, ni requiere de una posición, creencias ni idearios. Cualquier ser humano, animal o planta pueden beneficiarse de esta terapia.

Para canalizar y trasmitir Reiki es indispensable haber recibido las correspondientes grados o niveles de manos de un Maestro Reiki

Formación en Reiki

Reiki tiene cuatro Iniciaciones, Grados o Niveles.

Nivel I: Introducción a la historia y origen de Reiki. Se apertura ya el canal de la Energía curativa universal, que permita al alumno transmitirla a nivel físico para sí mismo y los demás. Descripción del tratamiento y posiciones de las manos. Prácticas.

Nivel II: El alumno recibe sus tres primeros símbolos o llaves de Energía, que permiten al alumno transmitir Energía sanadora a nivel mental y emocional, e incluso a ofrecerla a distancia. Aumenta su vibración y le abre a niveles más sutiles de conciencia.

Nivel III: Con esta iniciación se accede a otro símbolo más, que amplía la conexión y posibilita la práctica en niveles espirituales. Este nivel es para personas que sienten la llamada de Reiki como una entrega, y requiere la aceptación de principios éticos y espirituales como parte de vida.

Maestría: La Maestría permite la transmisión de la enseñanza y la iniciación de otras personas en el Método Usui de Reiki. Requiere de un compromiso serio con la Energía Reiki para el bien de los demás a través de la enseñanza de estos conocimientos. También puede tomarse esta iniciación a modo de crecimiento persona y espiritual.

Principios del Reiki

Si el Reiki se pudiera difundir por todo el mundo, tocaría el corazón humano y la moral de la sociedad. Seria de ayuda para mucha gente, no solo para curar enfermedades, sino para la Tierra en su conjunto.

Inscripción en la lápida de Mikao Usui